FANDOM



Empire: Total War es un videojuego de tácticas en tiempo real y estrategia por turnos para PC desarrollado por The Creative Assembly y publicado por Sega. Siendo Empire: Total War el quinto título en la saga Total War fue lanzado en Norteamérica el 3 de marzo de 2009, y en el resto del mundo el día siguiente. El juego se enfoca en la Edad Moderna temprana (siglo XVIII) y fue anunciado en la Leipzig Games Convention del año 2007.

Sigue un estilo de juego e interfaz similares a los primeros títulos de Total War: los jugadores escogen una facción contemporánea del siglo XVIII y se disponen a asegurar el dominio de su facción sobre el mundo conocido a través de la fuerza militar, política, diplomática, espionaje y económica. Aunque el elemento de campaña del juego está basado en turnos, los jugadores pueden dirigir batallas en tiempo real. Además, Empire: Total War es el primer juego en la saga que permite manejar batallas navales en tiempo real. En adición al modo estándar de campaña, el juego incluye una campaña especia sirviendo como tutorial que sigue el desarrollo de los Estados Unidos, desde el asentamiento de Jamestown hasta la Guerra de la Independencia. Los jugadores también se pueden enfrentar en recreaciones de varias de las batallas más importantes de la época.

Empire: Total War recibió elogios de los críticos al ser publicado. Varios críticos lo elogiaron como uno de los títulos de estrategia mejor diseñados de los últimos tiempos. Se le concedieron elogios por la estrategia extensa, desafíos históricos precisos y los efectos visuales. También fueron aceptadas de forma positiva las batallas terrestres en tiempo real, con un enfoque mucho mayor en el armamento basado en pólvora que los títulos anteriores de Total War, se implementaron con éxito. Las críticas negativos se centraron principalmente en las deficiencias de la inteligencia artificial del juego y en las batallas navales en tiempo real, las cuales eran percibidas como difíciles de controlar y coordinar. El juego fue un éxito comercial, liderando las listas durante su lanzamiento.

Jugabilidad Editar

Empire: Total War se enfoca en la exploración, política, religión, economía, la fundación de colonias y, por último, en conquistas. El juego está ambientado en la Edad Moderna, desde 1700 hasta las primeras décadas del siglo XIX, permitiendo a los jugadores liderar una variedad de facciones contemporáneas para dominar Europa, África del Norte, América y el Sureste asiatico El usuario usa ambas estrategias complejas en el mapa de campaña, así como comandar fuerzas militares en batallas tanto como en el mar y en tierra. Al igual que en demas juegos Total War, Empire: Total War consiste en dos áreas anchas de juego: un mapa de campaña basado en turnos, que permite al jugador mover ejércitos a través del globo, mantener la diplomacia, el comercio y otras tareas necesarias para administrar su facción; y un modo de batalla en tiempo real que posibilita a los jugadores dirigir el curso de alguna batalla que tenga lugar, como curiosidad de que mientras carga la pantalla aparecen frases de famosos de la época.

Facciones Editar

Empire: Total War incluye un total de cincuenta y seis facciones en el juego, que se dividen en tres grupos:

Naciones importantes Editar

Las naciones disponibles para jugar la gran campaña (y sus dirigentes al principio de esta) son las siguientes:

  • Austria, Leopoldo I
  • Confederación Maratha, Tarabai I
  • España, Carlos II
  • Francia, Luis XIV de Borbón
  • Gran Bretaña, Guillermo III de Orange
  • Imperio otomano, Mustafa II
  • Polonia-Lituania, Augusto II
  • Provincias Unidas, Guillermo III de Orange
  • Prusia, Federico I
  • Rusia, Pedro I
  • Suecia, Carlos XII

Naciones secundarias Editar

Las naciones secundarias no están disponibles. El jugador puede tratar con ellas, pero no suelen entrar en grandes conflictos.

  • Baviera
  • Caballeros de San Juan
  • Confederación Hurona
  • Confederación Iroquesa
  • Daguestán
  • Dinamarca
  • Estados Italianos
  • Georgia
  • Génova
  • Hanóver
  • Imperio Mogol
  • Marruecos
  • Mysore (India)
  • Naciones Cheroquis
  • Naciones de las praderas
  • Naciones Inuit
  • Naciones Pueblo
  • Persia
  • Portugal
  • Saboya
  • Venecia
  • Westfalia
  • Wurtemberg
  • Piratas

Protectorados Editar

Los protectorados son naciones vasallas que brindan recursos a sus protectores bajo ciertas condiciones. Las tres primeras son un poco especiales, pues son protectorados americanos de tres naciones principales y se anexionan tras cumplir unos objetivos. No pueden resurgir una vez que fueron anexionadas a sus protectores

  • Nueva España (Protectorado de España)
  • Luisiana (Protectorado de Francia)
  • Trece colonias (Protectorado de Gran Bretaña)
  • Curlandia (Protectorado de Polonia-Lituania)
  • Estados de Berbería (Protectorado del Imperio Otomano)
  • Kanato de Crimea (Protectorado del Imperio Otomano)
  • Sajonia (Protectorado de Polonia-Lituania)

Naciones emergentes Editar

Estas naciones surgen tras una rebelión que tiene éxito. En las rebeliones, aparte de estas naciones, también pueden resurgir las naciones que han sido destruidas, incluidas las importantes.

  • Estados Unidos (aparece como nación importante)
  • Afganistán
  • Escocia
  • Gran Colombia
  • Grecia
  • Hesse (sustituye a Westfalia)
  • Hungría
  • Irlanda
  • México
  • Mamelucos
  • Nápoles y Sicilia
  • Noruega
  • Quebec
  • Punyab


Rebeldes Editar

Los rebeldes no son una facción concreta. Surgen en las rebeliones en aquellos territorios donde no hay ninguna nación principal, secundaria o emergente. Siempre están en guerra con todos los países, y no puedes negociar con ellos. Sus unidades varían según la región rebelada. Nunca se expandirán, sino que sólo defenderán la ciudad que se ha rebelado.

CampañaEditar

La campaña principal de Empire: Total War requiere que el jugador escoja una facción y forje un imperio en el mundo del Siglo XVIII. Cada facción controla varias provincias históricas, cada una con su pueblo central y un puerto si es un establecimiento costero. El jugador puede producir ejércitos y escuadras para tomar y defender provincias por medios militares, o adoptar diplomacia y política para realizar avances en el juego. En adición, los jugadores pueden usar la economía y la religión a su ventaja, así como medios clandestinos como el espionaje y el asesinato. El modo de campaña está basado en turnos, permitiendo al jugador atender a todas las necesidades de su facción antes de terminar su turno y permitir a la inteligencia artificial realizar todas sus movimientos en las otras facciones. Cada turno representa seis meses.

El modo de campaña posee un acercamiento similar a los de Rome: Total War y Medieval II: Total War, pero incluye varias mejoras. El juego se caracteriza por tres teatros de juego: Europa y Oriente Medio (En un mismo teatro ambas regiones), América e India, y cuatro rutas de comercio (Indonesia, la Costa de Marfil, África oriental, y Sudamérica). La manera en que las provincias funcionan ha sido descentralizada; aunque aún se usa un asentamiento central, otras ubicaciones dentro de una provincia pueden comerciar o reclutar, permitiendo a las facciones afectar la productividad de una provincia sin asaltar el asentamiento principal. La diplomacia, los impuestos, y el comercio han sido simplificados con la intención de hacer la microadministración más simple. Parte de esta simplificación permite a los jugadores designar ministros para permitirles a gobernar mejor aspectos de su reino. Los eruditos trotamundos, los emisarios y los asesinos usados en anteriores títulos para administrar la diplomacia, el comercio y el espionaje han sido remplazados con solo dos unidades: el gentilhombre y los inmorales. El primero maneja las persecuciones diplomáticas, investigaciones y puede retar a otros jugadores a un duelo para disponer de ellos honorablemente, mientras que los segundos realizan tareas clandestinas como espionaje, asesinatos y robos. La manera en que los ejércitos son producidos también difiere, más que ser producidos por establecimientos y luego movidos a generales por el jugador, los generales construyen su ejército directamente reclutando de asentamientos cercanos. Los jugadores pueden investigar tecnologías junto a un árbol tecnológico llevando a avances y nuevos descubrimientos en áreas como la infraestructura, política, agricultura y militar.

Tipos de GobiernoEditar

Los cambios en el gobierno pueden ocurrir durante la campaña debido al surgimiento de ideas democratas sobre la regla tradicional de la monarquía que se vuelve un problema en la temprana edad moderna. Por ejemplo, los Estados Unidos solo pueden llegar a existir si el reinante Imperio Británico es incapaz de mantener el orden social. Otro ejemplo es la Revolución francesa la cual solo ocurrirá si el pueblo francés no está satisfecho con su soberano. Las facciones también tienen un número variable de objetivos como establecer colonias exitosas, intercambiar rutas de comercio y dominar ciertas regiones como condiciones de victoria. Las rebeliones y revoluciones ocurrirán y son influenciadas por la forma de gobierno en el lugar. Cuando la última ocurre, el jugador puede optar por ponerse del lado de las fuerzas rebeldes o las fuerzas del régimen. El tipo de gobierno instalado por el jugador en su facción determina cómo otras facciones ven al jugador e influencian sus relaciones diplomáticas, y define ventajas e inconvenientes según el tipo de gobierno al que optemos:

  • Monarquía absoluta: Mantiene un gran orden social, sobre todo entre la clase alta (nobles en este caso), pero tiene en contra que las investigaciones se realizan más lentas que los otros sistemas, y la riqueza de las ciudades o mengua o crece muy lentamente. Tienes control completo de los ministros que gobiernan el país, pudiendo sustituirles o expulsarles, mientras el líder de la facción es permanente hasta su muerte.
  • Monarquía constitucional: Es el término medio de la monarquía absoluta y la república. El clamor por las reformas no afecta a las naciones que tienen esta forma de gobierno.
  • República: El orden social es más inestable y no es raro que las colonias maldefendidas y lejanas se rebelen, pero como contraposición las investigaciones se hacen increíblemente más rápidas y tanto la población como la riqueza de las regiones puede crecer muy rápidamente. Tienes un control relativo sobre el gobierno, que bien usado puede servir para mantener el orden social y obtener diversas bonificaciones para tu facción. Pero tienes menos control sobre los distintos ministros a los que solo puedes expulsar, aunque en caso del líder de la facción ser malo en el ejercicio del poder, puede ser sustituido por otro en las siguientes elecciones (cada 8 turnos, 4 años) o podemos convocar elecciones anticipadas. Por regla general, los ministros son mejores en este sistema. Sin embargo, pueden haber excepciones.

ReligiónEditar

Mientras que la religión no juega un papel central como en Medieval II: Total War, aún es importante ayudando a traer bajo control nuevas religiones capturadas (aunque hay investigaciones que ayudan a que este control se haga más efectivo) y en definir en cierto grado las relaciones diplomáticas entre naciones.