FANDOM


El Imperio Bizantino es una facción jugable en Medieval II: Total War y Medieval II: Total War: Kingdoms.

Descripción Editar

El Imperio Bizantino es la sombra que queda del antiguo Imperio Romano. A pesar de conservar los caminos civilizados del legado romano, los bizantinos no han hecho nada para seguirlo. De hecho, es su reverencia a las viejas maneras que han llevado al imperio a un punto de estancamiento, en un mundo que ha ido progresando gradualmente. Las diferencias entre el pensamiento en el Imperio Bizantino y el oeste se pusieron más profundamente en evidencia con el Gran Cisma, la división de la cristiandad. A pesar de contar con la capital comercial del mundo y el hogar del cristianismo ortodoxo en Constantinopla, el Imperio Bizantino está mucho más allá de su cenit y ahora está en constante declive. Las regiones exteriores del imperio han estado resbalando de las manos del Emperador durante décadas. Al oeste, los normandos han tomado el sur de Italia, y en el este los turcos se han trasladado a Asia Menor después de su decisiva y terrible victoria en Manzikert. La última de estas dos pérdidas fue la peor derrota que el Imperio había sufrido en toda su historia. Para empeorar las cosas, la corrupción general, el caos y la disidencia han llevado a algunas de las provincias más cerca de casa a los rebeldes.

Se puede argumentar que la mayor amenaza para el Imperio Bizantino radica en su independencia de Roma. Existe un riesgo significativo de que los señores de Occidente consideren que las tierras del cristianismo ortodoxo son juego limpio a menos que el Papa decrete lo contrario. Es una verdadera ironía que Constantinopla ahora pueda apaciguar a Roma después de convertirse en la nueva capital del Imperio Romano siglos atrás.

Si el Imperio Bizantino se vuelve a convertir en el poder dominante del Este, entonces primero tendrá que recuperar sus tierras centrales completamente antes de invadir las fronteras de otro poder. El legado bizantino es largo y predominantemente orgulloso, pero a menos que el Emperador pueda dar la vuelta a las cosas con prisa, es un legado que pronto terminará