FANDOM



Medieval: Total War es un videojuego de estrategia por turnos y de táctica en tiempo real para Microsoft Windows desarrollado por The Creative Assembly y publicado por Activision. Ambientada en la Edad Media, es el segundo juego de la saga Total War, a raíz del título de 2000 Shogun: Total War. Originalmente anunciado en agosto de 2001, el juego fue lanzado en Norteamérica el 20 de agosto de 2002 y en Europa el 30 de agosto.

Con un estilo de juego similar al de Shogun: Total War, el jugador construye un imperio en Europa, el norte de África y Oriente Próximo, abarcando el periodo de 1087 a 1453. La jugabilidad es estratégica y táctica, con la ejecución de estas practicas por turnos en un nivel de provincias para la administración de recursos y desarrollo del imperio. Por otro lado, las unidades militares son variadas y capaces de pelear en un mapa en 3D con estrategias y movimientos en tiempo real.

Medieval: Total War fue vitoreado por sus críticos, con algunos de ellos marcando el juego como una pieza fundamental en la historia de los videojuegos. Las batallas en tiempo real fueron aclamados por su realismo y con la nueva opción de batallas masivas, con algunas críticas por el manejo de las unidades. La profundidad y complejidad estratégica fueron bien recibidas, ya que complementaban la precisión histórica. El juego fue un éxito comercial, liderando las listas británicas de compras de juegos en su lanzamiento.

JugabilidadEditar

Medieval: Total War está basando en la construcción de un imperio en la época medieval en Europa, el norte de África y Oriente Próximo. Se enfoca en la guerra, religión y política de la época medieval que eventualmente llevara al jugador a conquistar todo el mundo conocido.Como su predecesor Shogun: Total War, el juego consiste en dos áreas principales para jugar: un mapa por turnos que permite al jugador moverse y administrar provincias, controlar algunos personajes, diplomacia, religión y otras tareas necesarias para controlar a su imperio y un escenario de batalle en tiempo real, en donde el jugador controla directamente las unidades de batalla y da las órdenes en el enfrentamiento.

La porción estratégica del juego divide el mapa de la campaña en 20 facciones de la época, con un total de 12 que pueden ser usadas. Las condiciones iniciales de territorio y de facciones disponibles dependen del periodo en el que se comience la campaña, Principios (1087), Mediados (1205) o finales (1321), reflejando el estado de cada una de las facciones conforme avanzaba el tiempo.

Las facciones más grandes representan a las naciones más grandes de la época, incluyendo el Imperio Bizantino, Francia, Inglaterra, el Sacro Imperio Romano y los turcos.​ Algunas facciones, como la Horda Dorada, emergen durante el paso del tiempo dentro del juego. Estas facciones, junto con algunas otras que aparecen al principio de la campaña, no son elegibles por el jugador. Cada facciones varia en territorio, religión y unidades, sin embargo, algunas facciones de la misma cultura pueden compartir algunas unidades básicas.

Además de la campaña principal, Medieval: Total War también tiene un modo de juego en el que el jugador puede representar campañas o batallas históricas. Las campañas históricas permiten al jugador controlar una serie de batallas famosas de la época medieval, como la Guerra de los 100 años y las Cruzadas, utilizando personajes históricos como Ricardo Corazón de León. Las batallas históricas individuales hacen que el jugador controle a figuras históricas en batallas específicas, como William Wallace en la Batalla de Stirling Bridge.

CampañaEditar

La campaña principal de Medieval: Total War trata del jugador escogiendo alguno de las 14 facciones principales y eventualmente llevando al jugador a conquistar el mapa estratégico. Cada una de las facciones controla un número de provincias históricas, que en el mapa contienen un castillo y en caso de que estén cerca del mar, un puerto. En la campaña, el jugador controla la construcción, reclutar unidades y el movimiento de ejércitos, flotas y agentes en cada provincia, utilizando estos métodos para adquirir y defender provincias.​ La diplomacia y economía son otros aspectos que el jugador debe tener en cuenta en todo momento, incluyendo métodos ilegales como espionaje y asesinatos. La religión es muy importante en el juego, con el jugador siendo capaz de convertir las creencias de sus propias provincias para afectar o cambiar la lealtad de sus ciudadanos. Otro modo de campaña esta disponible, llamado "Los Logros Gloriosos", en los que cada facción tiene algunos objetivos específicos que van con la historia de cada facción. Al completar estos objetivos, son recompensados con puntos y al final del juego, el que tenga más puntos gana. La campaña es un juego por turnos, con cada turno representando el paso de un año, permitiendo al jugador llevar a cabo cada una de las tareas para satisfacer las necesidades de su facción antes de ceder el turno y que la Inteligencia Artificial del juego se encargue de los movimientos de las demás facciones.

La campaña se lleva a cabo de manera similar a la forma en la que se hacía en Shogun: Total War, pero algunas características fueron mejoradas. El juego se sitúa principalmente en Europa, pero también tiene algunos eventos en Medio Oriente y el Norte de África.​ La producción puede ocurrir en todas las provincias, con el jugador construyendo alguno de los cientos de edificios posibles o unidades, siguiendo el árbol tecnológico del juego. Las ganancias económicas del juego y ejércitos vienen de los impuestos de las provincias y el comercio con las provincias vecinas. No hay investigaciones tecnológicas específicas, pero algunas como la pólvora, están disponibles mientras pasa el tiempo. Los castillos proveen la base para construcciones más avanzadas dentro del juego, con los jugadores subiendo de nivel el castillo para lograr esto. Algunas mejoras al castillo pueden ser torres o guardias. Muchos edificios tienen funciones económicas, como ser centros de cambio que generan dinero, mientras otros edificios militares permiten entrenar una mayor variedad de unidades militares. Cada facción tiene diferentes tipos de unidades, con algunas siendo únicas para ellos. Estas unidades pueden también estar restringidas a una sola provincia, con cada una de ellas teniendo sus ventajas y desventajas.

Cada facción tiene una variedad de generales, algunos relacionados con la familia real y con un linaje directo al trono y el resto de la nobleza, que se encarga de comandar las unidades en el campo de batalla, asume los demás oficios del imperio. Cada uno de estos personajes tiene algunos atributos básicos, como la habilidad de comandar y su nivel de piedad, que afecta directamente en como se llevan a cabo las acciones dentro del campo de batalla y como gobiernan las provincias. Estos atributos, entre otros factores como la salud, están influenciados por los "Vicios y Virtudes", los cuales definen la personalidad y acciones de un personaje.​ Estos atributos pueden obtenerse de manera aleatoria, o pueden definirse por las acciones del personaje dentro del juego.9​ Las unidades que no son militares, normalmente referidos como "agentes", también pueden entrenarse. Los tipos de agentes que puede producir una facción dependen de su religión, pero todas las facciones tienen emisarios, espías y asesinos. Los emisarios llevan a cabo las acciones diplomáticas de la facción como empezar una alianza con otra facción o sobornar ejércitos enemigos. Los espías permiten que se recopile información detallada de provincias o personajes, mientras que los asesinos pueden intentar asesinar unidades extranjeras o de su misma provincia. Las facciones también tienen acceso a a varios agentes religiosos para poder expandir su religión y las facciones Cristianas pueden casar a sus princesas con generales internos o de otras facciones para estrategias políticas.Ocasionalmente en el juego, un personaje llevara el nombre de alguna figura historia, con mejores atributos iniciales que los normal. Un general como Ricardo Corazón de León, El Cid o Saladino podrán ser comandantes militares, mientras que el arzobispo Thomas Becket tendrá una piedad mayor de lo normal.

Las rebeliones pueden ocurrir si la lealtad de una provincia cae demasiado rápido, con un ejército rebelde apareciendo en la provincia e intentando asumir control de esta. Las guerras civiles también se pueden llevar a cabo si varios generales con ejércitos suficientemente grandes tienen la lealtad suficientemente baja. En caso de una guerra civil, el jugador tiene la elección de apoyar a los gobernantes en el poder o a los rebeldes. Se había planeado otras facciones pudieran intervenir en estos conflictos si se casaban con los comandantes y así poder llegar al poder, pero esto jamás se implementó. Las batallas navales se llevan a cabo fuera del mapa de la campaña, donde los barcos pueden ser construidos y organizados en flotas. Estas flotas pueden ser usadas para controlar las regiones marinas del mapa, permitiendo el comercio y el movimiento de tropas entre provincias que tengan puertos construidos. Las flotas pueden comenzar batallas marinas con flotas enemigas, aunque a diferencia de las batallas terrestres, estas son resueltas por la computadora de manera automática.

La religión juega un papel fundamental en Medieval: Total War, con diferencias religiosas entre los católicos, ortodoxos y musulmanes, afectando la diplomacia y la lealtad de la población. Las facciones católicas también deben regirse por las órdenes del Estado Pontificio; algunas ganan favor de esta facción al responder contra otras naciones católicas o respondiendo al llamado a las cruzadas, y siendo excomulgados de manera contraria. La opción de empezar una guerra santa en forma de una Cruzada o de Yihad es una opción posible para las facciones católicas o musulmanas.

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons.